Ir al contenido principal

Bookshelftour

Me encanta ver este tipo de cosas, ya sea en youtube (red social que utilizo poco porque no encuentro tiempo para tanto vídeo) como en IG. Y en estos días, muchos ya lo sabéis, he estado haciendo el mío.



(Vale, por si alguien no lo sabe, un #bookshelftour es un viaje por la librería de una persona, una ruta guiada por lo que allí hay)

Ayer terminé mis estanterías del salón, las más abarrotadas de libros, pero tenía intención de enseñar las de los niños, aunque no sé si lo haré al final o no, más que nada por falta de tiempo. Veremos.



Me ha encantado, con mi mala memoria, recordar algunas lecturas, ver que tengo libros que no he leído y que me gustaría hacerlo y libros que no me importaría que no estuviesen ahí y no haberlos leído nunca.



Y lo cierto es que el ritmo al que crece mi colección de libros ha bajado mucho en los últimos años, primero por una razón poderosa: hijos pequeños, que me mantuvieron lejos del mundo literario durante un tiempo, y después el libro electrónico, del que soy gran defensora y que me parece lo más cómodo del mundo para ir y venir y leer lo que te apetezca.



El libro como objeto de deseo ya no lo es tanto para mí salvo en lo que se refiere a novelas gráficas y libros ilustrados, o ediciones muy cuidadas y especiales de libros que sé que voy a querer tener. Y reconozco que me gusta la idea de no acumular tantos libros como solía, porque no tengo espacio en casa para todo lo que me apetecería tener, y no me refiero solo a libros...

Pero tampoco haré nunca como un conocido mío, que se deshizo de todos los libros y cedés cuando empezó la era digital y no ha vuelto a comprar libros ni música en formato físico.

Comentarios

  1. Y yo que no consigo engancharme al libro electrónico. Lo he intentado, pero no puedo. Tengo un libro empezado hace meses en el e-book de mi hija (ella tampoco lo usa) y nunca me animo a continuarlo.
    Soy adicta al papel, no lo puedo evitar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé por qué puede ser. Quizá debes darle más oportunidades. De verdad que es tan cómodo que a mí me cuesta leer en papel, no te digo más.

      Besos.

      Eliminar
  2. Bueno ya te lo dije ayer, me ha encantado que compartas tu biblioteca con nosotras. Yo también compro menos en papely soy fan total del ebbok, no podría estar sin mi kindle, creo sin embargo que no podría leer en tablet.
    bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha gustado mucho hacerlo, salvada la inicial vergüenza.

      Besos.

      Eliminar
  3. Uff, a mí me has deprimido totalmente, me he estado dando cuenta de que no tengo casi nada 😢😢😢 pero me ha encantado verlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me he dado cuenta de la cantidad de libros que he prestado y no han vuelto nunca, y de los que tengo prestados y espero que con vuelta. Que son un montón.

      Besos.

      Eliminar
  4. ¡Jajajaja! Me encanta esta entrada.
    Yo no podría vivir sin libros, no podría, sería como si me amputaran algo muy preciado de mi ser.
    ¡Ni sé la cantidad de libros que tengo! Los reparto en dos casa, la mía y la de mi ama. Todo está a rebosar, no sé ni qué inventarme para poder encajar los libros que traigo a casa cada semana, porque todas las semanas entran libros en casa.
    Los leo en una y los llevo ala otra, o al revés, el caso es que todo está llenop de libros. No hay estanterías ni rincones ni mesitas que soporten más libros...
    ¡Pero yo no puedo deshacerme de ninguno!
    ;)
    Y me pasa como a ti: cuando mem pongo un poco en plan "ordenatriz", me encuentro con libros repes, con algunos que empecé y los dejé a medias... otros que ni sabía que tenía, historias que me traen otras historias de la vida a la cabeza...y ¡al corazón!

    ¡En fin! Las librerías me atraen sin remedio, lasw bibliotecas de la gente me apasionan. Cuando voy a casa de alguien siempre me fijo en los libros lo primero, los busco, miro, pienso...

    ¡Y del libro electrónico...nada! No lo he usado nunca y tengo dicho que nadie me regale uno. Aunque pesen, yo viajo con un par de libros siempre. Ahora estoy buscando las lecturas para mi semana de viaje...

    ¡Besos y libros!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he retirado libros que sabía que no volvería a leer, y llevé muchos de literatura juvenil a la biblioteca de mi antiguo instituto, donde otra vida mejor les esperaba. Ahora voy a tirar las enciclopedias y eso hará que tenga hueco para más cosas, porque sigo comprando, a pesar del libro electrónico, en mi casa ya no entran libros todas las semanas pero sí todos los meses, libros para los niños y libros para mí, aunque miro mucho más qué compro en papel, y solo quiero libros que de verdad me quiera quedar.

      Besos.

      Eliminar
  5. Mi pobre biblioteca sufrió tres mudanzas en poco tiempo, y por último frecuentes ataques de un lector peludo. Así que ahora tengo muchísimos menos libros y los que más me gustan van en los estantes superiores donde de momento no ha llegado perruskis.

    Compro muchísimo menos en los últimos tiempos. Pero tengo la gran suerte de que aún me siguen regalando todos los años por mi cumpleaños o navidades. Y muy muy de vez en cuando compro alguno. Mis últimas compras han sido un gran chasco, aunque no se por qué me sorprendo si sabía a lo que iba, en fin...

    Quizás en lo que quede de mes haga una limpieza, y lleve algunos a la biblioteca para eliminar la doble fila jajaja.. te suena, no?

    Ah, y súper fan del ebook. Sin él yo no sería persona, me acompaña en todos los viajes diarios en tren, siempre que voy en metro, y hace mis vacaciones más felices. Ojalá en mi adolescencia hubiera tenido uno, que veranos hubiera pasado... mmmmm

    Un besín

    p.d: yo me perdí alguna edición del tour librerías :( y jo me da rabia, porque me gustan tus recomendaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…