Ir al contenido principal

Esta semana 16

Esta semana, a pesar de comenzar en martes, ha sido muy intensa.

Esta semana se han agravado distintos problemas con mis alumnos que llevamos arrastrando desde principio de curso, aunque ya os los contaré, os aviso que los adultos muchas veces somos peores que ellos.



Esta semana he vuelto a la vida rutinaria que tanto me gusta y, muy poco a poco, he vuelto a coger el ritmo de alimentación, vida más o menos activa y sueño reparador que quiero llevar.




Esta semana por fin he ido terminando lecturas, y he empezado Patria, un libro que tenía pendiente y que me apetecía mucho pero que no quería leer hasta estar libre del todo de lecturas empezadas y a medias.




Esta semana, ayer mismo, hemos ido al pueblo, a casa de mi padre, a pasar un par de días de fiesta. Esto requiere un ejercicio tremendo de paciencia por mi parte, porque me cuesta salir de mis rutinas, compartir días enteros con otros,... en fin, y no estoy pensando en mi padre, precisamente. (Es que escribo esto el sábado mientras preparo la maleta para irme y me está dando una pereza tremenda)




Esta semana mi peque volvió a llamar para que le recojamos del cole porque se encontraba mal, un mal que le dura justo hasta llegar a casa, pero a estas alturas de curso y de película me da igual, de verdad, que pierda algún día de clase simplemente porque no le apetece estar allí. Si me oigo decir esto hace unos años no me lo creo.




Esta semana ha sido agotadora pero creo que satisfactoria. Ya os contaré mañana, a la vuelta. Mañana no tenemos clase pero yo pienso trabajar todo el día, así que como si la tuviera, que tengo muchas cosas en "pendientes".

Comentarios

  1. ¡Yo quiero una casa de tu padre! Qué chula, y además no tienes que estar siempre pendiente de ella. ¡Perfecta!
    Esta semana he terminado Eleanor y Park, y me ha encantado. Tanto, que hasta que no ha pasado un poco no he sido capaz de ver toda la parte mala. También he terminado Por trece razones, y ahora entiendo que digan que puede haber una segunda parte. A ver si no lo estropean com con las GG, que ya hemos visto el 3er episodio y estamos todos en casa cabreados. Y aquí al ladito tengo a mis Mandible esperando a ser degustados. ¡Qué ganas! Ya te contaré. Vuelvo a apuntame Patria, que se me olvidan 😰😰😰

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi padre tiene una casa bonita pero terriblemente grande y, para mi gusto, incómoda. Porque tenía, y tiene un chalet con todas las comodidades, que ya debería haber arreglado y demás, pero se dedicó a arreglar la casa de sus bisabuelos y allí es donde vive.

      la última temporada de las Gg no la veas, si estás a tiempo.

      Besos.

      Eliminar
  2. Ayyyy, cuando te leo decir que si te hubieran dicho eso hace años, pienso en cómo seré yo con Clara cuando crezca, porque ya con 3 años que tiene y estoy haciendo/diciendo cosas que no pensaba...

    Mucho ánimo con todo.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, qué tal Patria? a mí me encantó!

    ResponderEliminar
  4. También me han recomendado Patria, y estoy deseando empezarlo, porque ya ha llegado a mí por distintos sitios...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Cosas de familia

En los últimos días, hemos realizado en casa un salto al pasado que nos ha dejado a todos nostálgicos y pensativos. Os cuento.

Mi madre es la de los tirabuzones
Mi hijo mayor tenía que hacer un trabajo de historia que consistía en entrevistar a una mujer que hubiera vivido durante la dictadura de Franco. Las preguntas de la entrevista venían dadas en el enunciado del trabajo y eran cuestiones sobre igualdad, oportunidades para trabajar, el cuidado de los hijos, expectativas de vida, dieta, higiene... no sé, muchas cosas.

Por supuesto que la persona elegida la teníamos en casa: su abuela. Y ella encantada de contar su vida a su nieto mayor. Y él también, porque le encanta estar por ahí cuando una persona mayor cuenta anécdotas de su vida, o de cómo se vivía en otras épocas. Nunca se pierde las conversaciones familiares, las cosas que le cuentan sus abuelos, y le encanta hablar con mis tíos abuelos, que aún me quedan dos, y ambos con una memoria prodigiosa.

Ya me gustaría a mí que alguna …