viernes, 20 de octubre de 2017

He visto 37

Hace ya una temporada larga que veo muy pocas películas, salvo una o dos visitas al cine en el mes y alguna cosilla que surge. Algo tiene que ver el que Netflix, que es mi canal de referencia hoy por hoy, apenas programa películas nuevas, y las que tiene ya las hemos visto en su mayoría.

Así que normalmente tardo semanas en actualizar estas entradas de "he visto".

Pero la semana pasada fui al cine con mi chico y me he decidido a recopilar las últimas tres películas que he visto.



Título: La llamada
Director: Javier Calvo.

Ya os he contado aquí que no suele llamarme mucho el cine español, así en general, pero a esta película le tenía ganas porque estuve a punto de comprar entradas para la obra de teatro hace unos meses pero al final me lo pensé demasiado y me quedé sin ellas.

La película me ha gustado mucho y, lo que es más raro, también le ha gustado a mi chico, que odia el cine musical. Es muy divertida y tierna. Muy recomendable.



Título: El juego de Gerald
Director: Mike Flanagan.

Se trata de otro telefilm de los rodados para Netflix y, como en otras ocasiones, le falta algo. La historia sobre papel me gustó mucho en su día, pero en la pantalla no llega a cuajar. No deja de ser un producto de sobremesa sin más.

Es una de las primeras novelas en las que el señor King va abandonando el género de terror para entrar más en un terreno psicológico. Un matrimonio no muy bien avenido va a pasar un fin de semana a una casa perdida en el bosque para echarle un poco de leña al fuego de su amor. El marido ata a su mujer a la cama con unas esposas y a los pocos minutos muere de un infarto. A partir de entonces empieza una historia que en el libro me gustó bastante pero que no ha terminado siendo una buena película.



Título: Más allá del tiempo
Director: Robert Schwenkte.

De esta última peli ya os he hablado hace unos días, al comentar aquí el libro. Creo que me gustó tanto por acabar de leer el libro. No es un peliculón pero me encanta y no descarto volver a verla en breve.


jueves, 19 de octubre de 2017

Cabañas

Como me he criado en un pueblo, no me gusta mucho viajar a la naturaleza, ni los campings ni las acampadas ni nada por el estilo. Pero estas pequeñas cabañas me han llamado muchísimo la atención, porque son algo así como una casa de muñecas: un espacio muy muy pequeño pero con todas las comodidades y decorado con mucho gusto.


Por fuera parecen poco más que una caja de zapatos, y por dentro son acogedoras y agradables.


Los materiales, las maderas, las telas... todo te invita a quedarte en una de estas cabañas portátiles.


Parece increíble todo lo que cabe en tan poco espacio.


Me encantan.


¿Qué os parecen?

miércoles, 18 de octubre de 2017

¿Qué estamos haciendo en clase? (2)

Hace unas semanas os contaba lo que estaba haciendo en clase con mis grupos de alumnos. Ahora puedo actualizar con lo que estamos trabajando en este momento.

En segundo de la ESO hemos estado trabajando los mapas de España mediante esas páginas interactivas de puzzles y preguntas (tipo: ¿Dónde está Lugo?) que les han ayudado a estudiar. Y hemos hecho el típico examen de mapa mudo de provincias y comunidades autónomas. No ha ido mal, así que puedo estar contenta.



En la parte de lengua, terminamos con la comunicación, con bastante buenos resultados, y hemos estado trabajando los enunciados y sus tipos, también con bastante buen resultado. Ahora están escribiendo una pequeña obra de teatro utilizando todos los tipos de modalidades oracionales.

En tercero de la ESO también hemos estado con mapas políticos. De momento, Asia y África. He empezado por los más difíciles para que se los trabajen. Luego Europa y América les van a parecer un paseo. Aparte de hacerlos a sucio, a limpio, también han hecho en grupos un mapa en grande, para la pared, pintando los países en colores y poniendo a cada país un número. Después esos mapas nos han servido para estudiar. Y lo hemos hecho a modo de concurso. Dividimos la clase en tres equipos. Y tenían todos los días al empezar que estudiar durante cinco minutos. Ellos podían dividirse los países como quisieran. Después yo elegía un grupo, y nos decía a todos el mayor número de países, con sus capitales, situándolos en el mapa. Lo hemos hecho durante una semana todos los días. De forma que han ido acumulando puntos. Y esos puntos se los he sumado al examen, que también ha sido un mapa mudo.




Por otro lado en Geografía también estamos estudiando la segunda unidad: El relieve de la Tierra. Esta vez con apuntes y ejercicios al estilo más tradicional. Ellos no lo saben, por supuesto, pero al final del tema me valdrá con unos ejercicios que me entregarán en el que demostrarán que saben hacer un climograma y encontrar un punto en un mapa utilizando coordenadas, o qué aparatos miden la presión atmosférica, por ejemplo.

En cuanto a la parte de lengua, hemos visto el tema introductorio de la literatura: qué es, de dónde viene, etapas, géneros... Y están haciendo un proyecto sobre los recursos literarios, las figuras de toda la vida (metáforas, comparaciones, personificaciones...). Van a hacer una presentación a sus compañeros de algunas figuras (las hemos repartido por grupos) con ejemplos sacados de la literatura, de letras de canciones y de la publicidad.




En cuarto, como ya os dije, seguimos el libro de texto. Terminamos hace unos días el primer tema, repasamos, hicimos esquemas y han hecho un examen. En la segunda unidad tenemos ya un temario más apetecible, con clases de palabras que están trabajando en clase de manera individual, mediante esquemas, y con El Romanticismo en Literatura, del cual tengo preparada una pequeña antología de poemas de Bécquer, Rosalía y Espronceda y van a leer y hacer un comentario para exponer en clase sobre una leyenda de Bécquer, cada uno diferente.

Estamos en todas las clases con un ritmo de trabajo que me gusta. No es el ideal, pero soy consciente de los alumnos que tengo y de lo que pueden dar. Ahora bien, el curso pasado, especialmente en tercero, me costó un trimestre entero que arrancaran a trabajar un poco, y no conseguí que lo hicieran al ritmo que yo intentaba marcar nunca en todo el curso. Sin embargo este año estoy muy contenta con su nivel de trabajo. Quizá en un par de meses no diga lo mismo, pero quiero escribirlo por aquí precisamente por eso, para acordarme que una vez estuve contenta con ellos.

martes, 17 de octubre de 2017

Conversaciones familiares

Siempre me ha gustado en el blog de Matt cuando leo las conversaciones y expresiones que tienen sus hijos.  Pero nunca se me había ocurrido hacer algo parecido, y menos aún ahora que mis hijos ya son mayores y no tienen la gracia de un peque de tres o de seis años. A pesar de todo ello, en los últimos tiempos me he ido fijando en expresiones, frases, conversaciones... que tenemos en casa, y me gustaría plasmarlas por aquí, no precisamente para contarlas, sino para contármelas, para no olvidarlas.



Así que veré si tengo material, no lo sé, pero de momento ahí va la primera.

Domingo a mediodía. Los cuatro comiendo en la cocina (que es donde comemos habitualmente) y le propongo al padre de las criaturas ir al cine por la tarde. No le apetece mucho, porque ha madrugado y acaba de venir de trabajar. La conversación sería más o menos así:

Madre: ¿Esta tarde varmos al cine?
Padre: ¿No vas con Hijo pequeño?
Madre: No, esta vez no le apetece.
Hijo pequeño: Es que esa peli no tiene pinta de gustarme.
Padre: ¿Qué película?
M: La llamada.
P: ¿Y de qué trata?
Hijo Mayor: Trata de salir con mi madre a solas, los dos, una tarde, sin niños ni nada, a donde sea. Me parece que trata de eso.



Y no hubo discusión.

lunes, 16 de octubre de 2017

La mujer del viajero en el tiempo

Dina siempre ha hablado maravillas de este libro, y lo ha considerado uno de sus favoritos. Lo tengo en digital hace mucho tiempo, pero nunca le había llegado el turno, hasta ahora.



Título: La mujer del viajero en el tiempo
Autora: Audrey Niffenegger.
Editorial: DeBolsillo.

Henry es un viajero en el tiempo. Y Clare es la mujer que se queda esperando mientras él viaja al pasado o al futuro, sin planificación posible, en cualquier momento, y sin saber exactamente dónde va ni cuánto tiempo estará allí. De esta idea parte la historia de esta novela que me ha parecido fascinante.

Reconozco que los primeros capítulos me resultaron confusos, y que por momentos pensé que no iba a enterarme de la historia, pero luego entras tan de lleno en ella que olvidas la ficción, porque los personajes son muy reales y la historia que se cuenta se convierte en totalmente real también.

Lo terminé de leer una noche y a la mañana siguiente, pronto, me puse a ver la película, que se llama Más allá del tiempo en castellano.



Título: Más allá del tiempo
Director: Robert Schwentke

Y también me gustó mucho, aunque creo que iba bastante condicionada por la novela. Es muy fiel al libro, y en este caso creo que eso es lo que pedía la historia. Así que os recomiendo las dos cosas, novela y película.

Y por supuesto que voy a leer otro libro de esta autora en breve.

domingo, 15 de octubre de 2017

Esta semana 38

Esta semana ha sido corta en el terreno laboral, porque hemos trabajado solo de lunes a miércoles, pero en realidad me he pasado el fin de semana de puente terminando programaciones, preparando clases y estudiando con mi peque.



Esta semana he tenido la evaluación inicial de mis alumnos, y me he quejado por aquí de ello. Al final se intentó llevarla a cabo como os había contado pero no hubo forma. Cuando un profesor se empeña en hablar y hablar no hay quien lo pare y todo se convierte en un despropósito.




Esta semana también he tenido tiempo de salir a comer con familia y amigos, de quedar con amigos, de pasear aprovechando el buen tiempo, callejear, mirar escaparates,... incluso creo que esta tarde iré al cine...



Esta semana he seguido con el yoga y con el zumba, a pesar de que perdí una tarde de reuniones y de la fiesta del jueves. Pero lo que no estoy haciendo es alimentarme en condiciones. Y eso tiene que acabar. Mi propósito para la semana que empieza mañana es volver a llevar una rutina de alimentación sana para sentirme a gusto con lo que hago y para bajar al menos los kilos que he ganado en verano, que no puede ser...


viernes, 13 de octubre de 2017

Mentira

No había leído nada de esta autora, creo, y tenía ganas, por ver si podía elegir alguno de sus libros para leer en clase con mis alumnos.



Título: Mentira
Autora: Care Santos.
Editorial: Edebé.

Xénia es una estudiante de bachillerato; una niña buena, con buena relación con su familia y buenas notas. Por casualidad, empieza un intercambio de correos electrónicos con un chico al que no conoce de nada pero por el que empezará a sentir algo. Así arranca una novela contada a dos voces y que me ha sorprendido gratamente. Narrativa juvenil de la buena, de la que no menosprecia al lector por su edad y que trata un tema que no suele verse a menudo en este tipo de literatura.

Creo que con esta novela se explora el mundo de los prejuicios, de lo que creemos saber de los demás sin apenas conocerlos. También nos habla de la importancia de nuestro entorno, nuestra familia, nuestros amigos... en la educación que recibimos, y de cómo todo eso influye en quiénes somos pero también en cómo  nos ven.

No descarto que este sea uno de los libros que lea este curso con mis chicos de tercero o cuarto, por el tema que trata, el estilo, el tamaño de la obra... y también por el precio, porque muchas veces me gustaría leer cosas con mis alumnos pero valen quince o veinte euros y tengo que decidirme por una opción más barata, sobre todo si quiero que lean más de un libro en cada trimestre.

Existe una segunda parte, que aún no sé si leeré, pero que también pinta bastante bien.



¿Habéis leído algo de Care Santos?


jueves, 12 de octubre de 2017

El puente

Este puente siempre me pilla mal. Muy mal. Yaaaaaaa, diréis, es un puente, y todos los profesores lo estáis deseando, dos días sin clase, y con lo vagos que sois, porque tenéis muchos puentes, porque blablablá...



Pues no, el primer trimestre es el trimestre de los puentes, suele haber un par de ellos como mínimo, y a veces más. Y a mí no me hace nada de gracia. Especialmente dos:

- El puente del Pilar, porque es el momento exacto en que estamos cogiendo el ritmo de clase, trabajando ya bien, con las cosas muy claras, con las fechas marcadas, a tope, y el puente tiene como resultado perder ese ritmo, ya desde el día anterior a la fiesta, en el que las últimas horas de clase a veces resultan agónicas para que hagan algo, atiendan y aprovechen.

- El puente de la constitución. Sí, además este año es un puente de cinco días, y es genial para irse de viaje o lo que sea. Genial, sí, pero yo no he podido irme desde que mis hijos empezaron a estudiar, porque los profesores tenemos la manía de irnos nosotros de viaje y ponerles un examen a los alumnos a la vuelta. Están por esas fechas con exámenes, trabajos y pruebas ya de final del trimestre y es una fecha malísima para tener un puente. Es cierto que viene bien para que los chicos estudien, pero normalmente estudian más los días de diario que los fines de semana, así que no me convence para nada.




Vale, ya os he dado guerra con lo de que odio estos puentes, y odio luego no tener ninguno en el segundo trimestre, y la locura de los festivos y las vacaciones en este país, que serán cualquier cosa, pero no racionales.




Y ahora os diré que, por otra parte, me he levantado hace un ratito, he aprovechado a dormir mucho, y en un rato me voy a comer por ahí con mis chicos y con unos amigos. Que una cosa no quita la otra y pienso disfrutar estos días, descansar y preparar cosas para el trabajo.


miércoles, 11 de octubre de 2017

Nesting

Se supone que el nesting es el acto de quedarse en casa, en tu nido, disfrutando del calorcito del hogar, y básicamente no haciendo nada.




Llevo toda la vida diciéndolo: se necesita al menos un día de vez en cuando de no salir de casa, no quitarse el pijama y no hacer nada. Al menos yo lo necesito para recargar las pilas.

Es cierto que marcharse fuera el fin de semana está muy bien; viajar lejos, si es en buena compañía, o solo, es genial. También salir con amigos, aprovechar el fin de semana para conocer sitios nuevos, para salir de vinos, o a un restaurante, o para hacer senderismo o encontrarte con la naturaleza (estos dos últimos planes no son muy míos pero entiendo que a mucha gente le gusten). Pero siempre hace falta un momento para aburrirte, literalmente, no hacer nada, quedarte en casa y descansar cuerpo y mente.




Y ahora lo leo en El País, la conveniencia de descansar, de aburrirse, de realizar tareas sencillas, para la salud mental y física. También dicen en el artículo que cada uno debe buscar su equilibrio. A mí me viene muy bien quedarme en casa todo el domingo sin hacer nada más que cocinar, ver películas y leer. Pero no me pasa nada si lo hago durante un fin de semana entero de vez en cuando.

Para otros puede que sirva con una tarde de vez en cuando, y habrá gente para la que sea un suplicio quedarse toda una tarde en casa sin hacer nada. No lo sé, creo que es cierto que cada uno tenemos un nivel de actividad diferente y requerimos momentos de descanso distintos.




Por ejemplo, mis hijos. El mayor necesita salir, y si pasa un día en casa termina la tarde agobiado, o se tiene que marchar a dar una vuelta, o a correr o al gimnasio porque no puede estar sin salir todo un día. El pequeño, sin embargo, disfruta no quitándose el pijama en todo el día, tumbado en el sofá leyendo, viendo la tele o jugando a videojuegos.

¿Qué opináis de esto del nesting? ¿Sí o no?

martes, 10 de octubre de 2017

Evaluaciones iniciales

La ley de educación dice que se debe hacer una evaluación inicial a los alumnos de la ESO. Y es algo que me parece bien. Si queremos partir de lo que nuestros alumnos conocen, tenemos que averiguar qué saben y cuál es su nivel en determinados aspectos de nuestra materia, para adecuar nuestra programación y nuestra práctica en el aula a ellos, a los alumnos.



Sobre papel y en teoría está bien, pero muchas veces, creo que la mayoría de las veces, las evaluaciones iniciales del curso no sirven para nada.

Sí, todos les hacemos unas pruebas, miramos su nivel de competencia en relación con la materia que impartimos, y después... pues después la mayoría de las veces eso solamente sirve para quejarnos del profesor que les dio clase el curso pasado, de lo poco que saben, y para contar anécdotas en la evaluación que no sirven de nada.



Por eso este año en mi centro, y al menos los tutores de tercero lo hemos hecho, hemos acordado hacer una evaluación inicial diferente. Hablar del grupo en general, que siempre está bien, de problemas que suelen detectarse ya al principio, de comportamiento, de aprendizaje... que a veces se mitigan con cambios de sitio en clase o con una atención especial a un par de alumnos... Y luego pasar directamente a aquellos alumnos en los que hayamos detectado algún tipo de problema, o bien porque los conocemos o bien porque ya vamos viendo que van a darse esos problemas, del tipo que sea. Y esperamos de nuestros compañeros que aporten algún tipo de solución.



Sí, porque las evaluaciones, para aquellos que no habéis visto ninguna, en muchos casos solo sirven para quejarse, como terapia de grupo para los profesores que imparten clase en un grupo. Nos quejamos todos y no buscamos soluciones, no escuchamos a aquel compañero que cree que la clase puede funcionar mejor si hacemos algo diferente... porque hacer algo distinto a lo de siempre da trabajo.



Creo que tenemos que tomarnos las evaluaciones más en serio, mucho más, y hacerlas de verdad, buscando soluciones a los problemas entre todos, y no simplemente hablando de la nota que le hemos puesto y de lo mal que se porta, porque para eso no haría falta reunirse.


lunes, 9 de octubre de 2017

Tú y yo

Hace no mucho leí una novela del mismo autor que ya reseñé por aquí: No tengo miedo. Me pareció bastante original y me gustó mucho. Así que tenía ganas de leer algo más de este escritor y hace mucho que en mi casa ronda un libro suyo (y cuando digo mucho digo bastantes años), así que me decidí a leerlo.




Título: Tú y yo
Autor: Niccolò Ammaniti.
Editorial: Anagrama.

El protagonista de esta novela es un joven estudiante que decide fingir que se va a la nieve con sus compañeros de clase para pasar un fin de semana solo en el sótano de su casa sin que nadie le moleste. Para él en eso consiste la felicidad, en evitar los conflictos, en pasar tiempo consigo mismo y en no preocupar a nadie. Pero las cosas no irán como esperaba.

Repetiré con este escritor seguro, porque esta novela me ha gustado aún más que la anterior, porque es una narrativa fresca y con un estilo que me gusta, y porque, al menos las dos novelas que he leído hasta ahora, son obras cortas, que no se recrean en páginas y páginas para no decir nada, algo muy de moda en los últimos años.

Ah, y por cierto, hay película, que no descarto ver en breve.



domingo, 8 de octubre de 2017

Esta semana 37

Esta semana en casa todas las rutinas ya estaban en marcha. Y más o menos han funcionado. A pesar de que hemos estado de fiestas en mi ciudad y los chicos un día sin clase.




Esta semana en el instituto ya han empezado a funcionar la cafetería y la cocina pedagógicas y es algo que me encanta. Por si alguno no lo sabéis, porque no sé si lo he contado por aquí, tenemos alumnos de Formación profesional básica de cocina y por eso tienen abierta una cocina para aprender a manejarse en ella y una cafetería para lo mismo. La cafetería abre en los recreos, y los chavales aprenden el trabajo de camarero usándonos a los profesores como clientes. La cocina ofrece un menú completo un par de veces a la semana, y a veces alguna preparación o postre, para que los chicos aprendan cómo se realiza el trabajo diario en una cocina de cualquier restaurante. Los profesores pagamos por los platos que nos llevamos a casa y de esta forma se autofinancia para poder seguir cocinando y practicando.

Esta semana he empezado con el yoga y el zumba. Y no ha sido tan terrible como me imaginaba. Pensaba que el fin de semana estaría arrastrándome por casa, pero no. Ya os contaré algo más del yoga cuando lleve una temporadita con ello.




Esta semana me he dado cuenta que llevo trabajado, y creo que aprendido, con mis alumnos lo que el curso pasado tenía a finales de octubre. Tres semanas de adelanto sobre lo que hicimos el curso pasado, lo cual es una burrada. Eso es algo que muestra que no es que yo exagerara, sino que mis alumnos de tercero del año pasado eran lo que eran.

Esta semana he tenido dos eventos fuera de lo normal: comida de recibimiento del curso y de los compañeros nuevos en el instituto, y comida con mis compis del antiguo centro, ayer mismo, en León. Con los primeros trabajo a diario y no era algo que me apeteciera un montón quedarme a comer, pero hay que apuntarse a todas estas cosas. Con los segundos tenía unas ganas inmensas de quedar, que la última vez fue, creo recordar, en abril o por ahí. Y no puede ser. Me encanta seguir la relación con compañeros que un día se convirtieron en amigos, a pesar de las distancias y dificultades.



Esta semana, en fin, y ahora mirando el repaso de domingo, no ha estado nada mal, aunque si tengo que decir algo negativo, confesaré que desde que el otro día me apunté al reto de un mes de comida real, he comido bastante anárquicamente. Contradicciones de la vida.

viernes, 6 de octubre de 2017

Deseando...novelas gráficas

Este libro de Alfonso Casas, un ilustrador que me parece que tiene una sensibilidad muy especial y cuyo estilo me encanta.




Tiene una pinta buenísima y lo quiero. Pero creo que ya entrará en mi lista de Navidad, si alguien no lo remedia antes, porque tengo un montón de libros pendientes, y unos cuantos de ellos son ilustrados.

Este libro, I kill Giants, también ilustrado, que vi en el canal de Javier Ruescas.




Javier habló maravillas de él y también de que va a haber película próximamente, así que lo quiero.

Emigrantes lo recomendó Dina y que tiene pinta de ser precioso.




Otra novela gráfica de la que tengo muchas ganas es esta, Relish: My life in the kitchen, que no sé dónde vi pero que me parece que tiene que ser de las que me gustan.




Y por último, de momento, un clásico del que ya hay adaptación cinematográfica y que no conozco en absoluto, pero me apetece: Rosalie Blum.




Sí, como veis son todas muy diferentes, de estilos que pueden parecer opuestos, pero todas están en mi lista de deseos.




jueves, 5 de octubre de 2017

Un cadáver en la biblioteca. Libro viajero

Por sorpresa me llegó este libro, después de protestar un montón porque parecía que nunca íbamos a ir a por el segundo del club de lectura de las chicas más estupendas que os podáis imaginar.

Y es que Mery lo organizó todo con premeditación y alevosía, y no sé si también con nocturnidad, para que no nos enteráramos ninguna de que el club estaba en marcha de nuevo.

Lo hemos mantenido todas en secreto hasta el final, hasta que ha llegado a la última. Y ahora que ya está terminado podemos hablar de ello. Aunque creo que todavía no ha vuelto a casa...




Título: Un cadáver en la biblioteca.
Autora: Agatha Christie.
Editorial: Espasa.

Hace muchos, muchos años, leí la mayor parte de los libros a Agatha Christie. Me encantaba y además, cuando iba de vacaciones a la playa con mis padres, siempre se me acababan los libros que llevaba y tenía que reponer, y en los quioscos solía haber ediciones de bolsillo de Agatha y de Corín Tellado. Además, mi bibliobús los tenía todos, y alguna vez que no encontraba otra cosa cogía alguno porque sabía que me iban a entretener.

No recuerdo haber leído este, aunque es probable que lo hiciera.

Me ha entretenido un montón. Y me sigue pareciendo que cualquier libro gana con la experiencia de leerlo con otras personas, así que esto sigue en marcha.



miércoles, 4 de octubre de 2017

Realfood

Sigo en IG a muchos nutricionistas, así que últimamente el término Realfood y realfooders es muy habitual cuando abro las redes sociales.

El reto que ha propuesto Carlos Ríos, a partir de ayer, es el de comer durante 30 días sin procesados y sin azúcares añadidos, de forma que el cuerpo se acostumbre al sabor de la comida normal.




Hace ya tiempo que intento evitar los procesados en la medida de lo posible, que he eliminado azúcares de mi alimentación y que estoy comiendo más sano. No solo lo he notado yo, sino que la lista de la compra de mi casa también ha ido cambiando. Puede parecer una tontería pero ya no compramos zumos, ni yogures de beber que tanto les gustaban a mis hijos, sobre todo al pequeño. Incluso él, que come bastante mal y solo de ciertas cosas que le gustan, entre ellas bastantes dulces, está cambiando, porque ya nunca hay galletas en casa a su disposición, ni otro tipo de cosas. Hasta sus cereales, que antes eran una constante, ahora los toma solo de vez en cuando.

¿Qué es comida real?

Supongo que todos lo sabemos. Comida que solo tiene un ingrediente. Toda la fruta, la verdura, la carne, el pescado, las legumbres, los huevos, los cereales integrales, los lácteos (a ser posible, fermentados).

¿Qué consideramos que no es comida real? Pues todo esto.



De todo lo de arriba solo hay una cosa que tomo habitualmente, y es mi coca cola light. De momento no la voy a dejar, porque me gusta, aunque sé que he eliminado el azúcar tomándola light pero no los cientos de aditivos y endulzantes que tiene. Pero me gusta y es mi pequeño vicio.

Si queréis más ejemplos de comida real, de lo que come un nutricionista en su día a día, podéis ver la cuenta de Carlos que os he enlazado arriba, lo la de Gabriela Uriarte, que también está genial, o la de Aitor Sánchez, más conocido por todo el mundo.

¿Alguien se anima?

lunes, 2 de octubre de 2017

Nosotros en la noche

Leí este libro durante mis días de vacaciones en Cádiz. Y me duró un suspiro. Me pareció una maravilla por tierno, por sencillo,... un libro muy especial que se ha convertido en uno de mis favoritos del año.

Y a los pocos días recibí el adelanto de lo que vendría en Netflix en este mes de septiembre y aparecía una película basada en el libro, con el mismo título. Y protagonizada por estos dos.



Así que no he hablado del libro hasta ver la película y poder comentar las dos cosas a la vez.

En cuanto al libro:



Título: Nosotros en la noche
Autor: Kent Haruf.
Editorial: Random House.

Es un libro, como os he dicho, precioso. Muy sencillo, muy tierno, con las emociones contenidas, y muy sincero. El estilo en que está escrito es muy esquemático, sin apenas adjetivos, descripciones... simplemente contando hechos.

La historia comienza cuando Addie le pide a su vecino Louis que pasen las noches juntos, para charlar y evitar la soledad que le impide dormir bien. Esa petición cambiará sus vidas y causará una pequeña conmoción en el pueblo donde viven.

En cuanto a la película:



Título: Nosotros en la noche
Director: Ritesh Batra

Le tenía ganas, y estaba muy predispuesta a que me gustara por los actores protagonistas. Pero no me ha gustado. Me ha parecido un producto bastante malo, mal rodado, mal contado, mal hecho, con una luz como de telenovela, bastante cutre y que no se merece tener a los dos actores que tiene, que no consiguen salvar la sensación de peli de sobremesa.



Ah, y no me puedo resistir a rescatar esta foto, que tiene unos cuantos años menos.





domingo, 1 de octubre de 2017

Esta semana 36

Esta semana la rutina se ha ido instalando en casa, con todo lo bueno y lo malo que conlleva.

Esta semana hemos empezado de lleno las clases, y así os lo he contado por aquí. Hemos estado trabajando a tope, la verdad es que no puedo por menos que estar contenta con mis alumnos. Veremos cómo siguen las cosas, pero parece que me está costando menos que arranquen y que trabajen que el curso pasado, que fue un verdadero calvario.



Esta semana han ido saliendo los horarios de las actividades de mis hijos, he tenido mil reuniones con profesores y alumnos para cuadrar horarios, pero por fin parece que están; además, por fin he podido organizarme para hacer yo alguna cosilla por la tarde. Ya os contaré.

Esta semana hemos ido un poco de cabeza en comidas, compras, casa... pero nada del otro mundo. Simplemente a veces no se puede llegar a todo.



Esta semana hemos hecho una visita a Valladolid de compras y hemos renovado algunas cosillas de casa. Nada del otro mundo. Íbamos a por una alfombra y un espejo y hemos vuelto sin ellos pero con cojines nuevos para el sofá, una silla de estudio, marcos para algunas láminas que tengo desde hace tiempo, ...



Esta semana termina, en un rato, conociendo a una de las personas con las que comparto libro viajero. Está de visita en mi ciudad y saldré un rato a conocerla, algo que me hace mucha ilusión pero que también me pone un poco nerviosa...

Esta semana termina también con un catarrazo que me tiene matada, pero nada del otro mundo: miles de pañuelos por toda la casa, toses y malestar, cansancio, dolor de cabeza... A ver si esta tarde descanso y mañana estoy mejor...