Ir al contenido principal

A todos los chicos de los que me enamoré

Uno de esos libros que no sé dónde vi y que me llamó la atención por el título, buscando lecturas que pudieran ser interesantes para el próximo curso.


Título: A todos los chicos de los que me enamoré.
Autora: Jenny Han.
Editorial: Destino.

La protagonista de esta novela es Lara Jean, una chica que vive volcada en su familia: su padre y sus dos hermanas, y que guarda en una caja una carta escrita a cada chico del que se ha enamorado. Todo se complica cuando su hermana mayor se marcha a estudiar fuera y la caja con las cartas desaparece.

Ha sido una lectura muy ligerita, entretenida sin más, y no me ha solucionado ninguna lectura para el curso que viene, porque siempre me gusta elegir libros que tengan alguna reflexión para mis alumnos, a ser posible varias. Es cierto que es muy correcto y que trata el tema de salir de tu zona de confort y arriesgarte. Y me he dado cuenta de que es un tema recurrente en las novelas juveniles últimamente, no sé, me planteo si es que habrá tantos jóvenes y adolescentes con miedo a vivir cosas.

Comentarios

  1. ¿Estamos un poco empeñados en los últimos tiempos en dar a la adolescencia un carácter de edad fatal en la que todos están mal, en la que cualquier cosa puede provocar lesiones irreversibles o soy yo que me lo imagino? Hace poco leí, no se dónde, que esto de la adolescencia es la llamada afirmación recurrente, lo que viene a decir que de tanto decir que la adolescencia es una edad problemática al fin lo es. Y por tanto los adolescentes lo son.
    Sí, seguro que libros así hay a cientos. Yo tampoco soy muy partidaria de que lean, por recomendación docente, cualquier cosa. Hay que intentar dar cierta orientación, variada, que malas lecturas, pelis, comidas...ya las sabrán encontrarlas por sí mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trabajo y vivo rodeada de adolescentes. A parte de que cualquier suceso bueno o.malo lo maximizan, lo viven de manera exagerada, en los ultimos tiempos se han vuelto mas dificiles porque la sociedad esta mas desquiciada y en las familias hay mucho sufrimiento y ellos lo reflejan. A las generaciones anteriores se les dio todo, ahora ya no es posible hacerlo.

      Eliminar
  2. ¿Salir de la zona de confort? Te aseguro que mi hija no sabe lo que es eso :(((

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. HOmbre, no es para ti, la verdad, pero es que mis alumnos empiezan septiembre pidiéndome recomendaciones, sobre todo ellas.

      Besos.

      Eliminar
  4. Hola. a los adolescentes los padres les dan todo en la mano y no estás acostumbrados a 'luchar' por lo que quieren y desean... Estoy asombrada porque los alumnos que empiezan en la Universidad van con sus padres a matricularse... en mi época íbamos solas y hacíamos todas las gestiones sin ayuda paterna. Hoy en día hasta los matriculan los padres... Por eso la literatura orientada a los jóvenes insiste tanto en ese factor de que salgan de su zona de confort... ya sabemos que están enganchados a las nuevas tecnologías y se pasan el tiempo encerrados en sus habitaciones rodeados de todo tipo de aparatos tecnológicos... Al final no conocen los 'peligros' de la vida real... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que ahora los chavales están más protegidos y más metidos entre las faldas de su madre hasta bien mayores.

      Besos.

      Eliminar
  5. Yo creo que a las nuevas generaciones se les está metiendo a saco el rollo ése de salir de la zona de confort (que para mi gusto es un cuento chino de los gordos) porque es lo que la sociedad del futuro va a demandarles, que no se acomoden porque no van a tener dónde (ni trabajo, ni casa, ni estabilidad...), así que mejor que lo vayan asumiendo cuanto antes, y dispensado en forma de charleta psicoguay pues los pobres igual hasta se lo creen.
    Ppppffff, igual soy un poco radical, pero es que me enerva mucho todo este tema...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Me parece una reflexión muy acertada. SEguro que tienes razón.

      Besos.

      Eliminar
  6. Me gusta mas el enfoque en positivo de la adolescencia. Hay trabajos muy interesantes que demuestran que los chavales se enfrentan mejor a la vida y tienen mejores habilidades sociales si les potencian las habilidades, si dejamos de relacionarnos con ellos centrándonos solo para prevenir conductas de riesgo, fracaso escolar etc. Hay creo un exceso de mitificacion de la adolescencia como "edad maldita"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, ya lo sabes, hay que fomentar todo lo que tiene de positivo, y no padarse el curso, por ejemplo, con charlas sobre lo que no deben hacer. Están hartos de oír lo que no pueden o no deben hacer. Hay que darles alternativas, fomentar que hagan cosas con todo ese potencial que tienen...

      Besos.

      Eliminar
  7. ¡Vaya! Al empezar a leerte tenía la esperanza de que me sirviese a mí también para el próximo curso... A veces es difícil encontrar lecturas nuevas e interesantes para ellos, ¿verdad?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. El libro está bien, no creas, pero no es lo que yo busco, algo que literariamente esté bien (ya no hace falta que sea una joya) y que les haga pensar, que les descoloque un poco... Voy a tener que repetir con ellos, al menos con los que no lo hayan leído el año pasado, con La lección de August y con Eleanor y Park.

      Besos.

      Eliminar
  8. Lo que se me ocurre es que quizá estos libros los escriben no adolescentes, sino adultos XD Creo que los "miedos" derivados de la zona de confort llegan más tarde, ¿no? Así en general, digo. El miedo que tenía yo en esa época era el de no tener zona de confort, el de sentirme siempre en terreno inestable, no sé XD Que sí, que a todas las edades hay que atreverse a hacer cosas distintas. Pero creo que la cosa no da para tanto... xDDD

    Lo tenía en pendientes, pero mira, eso que me ahorro. Ha bajado muchos puestos XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es entretenido, se lee rápido, en un rato. Me ha gustado, no creas, pero no es una lectura que deje poso ni que emocione, es simple.

      Besos.

      Eliminar
  9. Ya te digo que no me lo voy a leer, pero respecto a la duda que planteas te puedo decir que una de las cosas que me preocupa del futuro de mis hijos es, precisamente, que tengan miedo de vivir cosas, porque a mí me pasó, y en cierta medida me sigue pasando.
    No me fui de campamento a Londres, aunque mis padres me lo ofrecieron, no me fui de Erasmus, aunque tuve oportunidad, no me fui a trabajar a Madrid aunque podría haberlo hecho, ....
    Ahora me quejo de que vivo en una ciudad pequeña que ofrece pocas oportunidades, pero si estoy aquí es porque no he hecho nada para estar en otro sitio, y no ha sido por falta de ocasión.
    Espero que mis hijos no tengan esos miedos y si no aprovechan las oportunidades sea porque realmente no quieren seguir esos pasos, no porque teman salir de su zona de confort.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca fui intrépida pero en ese tipo de cosas me apuntaba a todo, y mi hijo mayor también es así, este año no hemos podido mandarle fuera el verano, pero ya está planeando para el próximo, y los campamentos probó y no le gustan, igual que a mí, pero sé que va a empezar en breve a volar, a querer ver cosas solo, viajar al extranjero, pasar días por su cuenta. Lo veo porque le conozco, y muchos jóvenes son así. Supongo que también los hay que no viven, que no aprovechan el tiempo, que pasan por estos años sin hacer gran cosa...

      Besos.

      Eliminar
  10. Yo también lo leí hace poquito y creo que en menos de un año habré olvidado todo el argumento...

    ResponderEliminar
  11. Lo tenía en pendientes igual que Bettie y creo que me ha pasado lo mismo jajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…