Ir al contenido principal

Reto 30 libros (III)

Y seguimos con el reto.

14. Un libro que te dé hambre.



Tengo en casa un montón de libros de cocina, porque soy muy aficionada a cocinar, a las recetas, a experimentar en la cocina... así que podría poner aquí cualquiera de ellos. Pero eso sería demasiado fácil. Un libro de ficción que me dé hambre... Puede ser Como agua para chocolate, que me encanta.

15. Un libro que te dé sed.



Intemperie.No lo he leído, aunque me lo han recomendado mucho, pero me da la impresión, quizá por la portada, por el título, o por las dos cosas, que me va a dar sed.

16. Un libro que aparezca en una película.

Muchas veces los protagonistas de las películas leen y lo que leen tiene mucho que ver con el argumento.


He elegido una película, no por el libro, sino por el hecho de leer, porque la protagonista lee unos libros preciosos y los lee en alto a su enamorado, y también a los chicos del campamento, como si fuera Wendy y ellos los niños perdidos, y por todas las referencias literarias de Wes Anderson. La película es Moonrise Kingdom.



17. Un libro que aparezca en una serie de televisión.



También he elegido una serie de televisión icónica por sus lecturas: Las chicas Gilmore. Rory lee constantemente, hasta el punto que existen en las redes sociales listas de sus lecturas y retos literarios para leer todos los libros que aparecen en la serie.


 

18. Un libro que transcurra en una guerra.



Iba a escoger El niño con el pijama de rayas, pero me he decidido por otro que trata de la guerra, de varias guerras, pero de manera más sutil: La vida cuando era nuestra.


19. Un libro que te haga más sabio.

Todos los libros, por malos que sean, te hacen más sabio.



No tenía ni idea de qué poner en esta categoría pero recordé que hace mucho tiempo, cuando leí El dios de las pequeñas cosas, me provocó muchas cosas dentro, y quizá me sirvió en ese momento de mi vida, así que probablemente me hizo más sabia.


20. Un libro que te provocó insomnio.



It. Stephen King. Hace muchos años de aquello, pero me lo recordó Dina en un comentario al blog de Mónica. Tenía trece o catorce años, y leía en la cama. Después tenía que levantarme y llevar el libro a la otra parte de la casa para poder dormir. Años más tarde, una escena de Friends en la que Joey tiene que poner el libro en el congelador para que no le afecte me lo recordó.

Comentarios

  1. Qué buena selección!!!1 Y cuánto creció Rory a lo largo de la serie, no la recordaba tan pequeña. Un besito y Como agua para chocolate también me da hambre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una serie de larga duración.

      Besos.

      Eliminar
  2. como agua para chocolate, el dios de las pequeñas cosas y las chicas Gilmore...cuantos recuerdos de una época de mi vida...
    No se si cuando te leo me pongo nostálgica o simplemente es que soy muy mayor :-))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos mayores, qué le vamos a hacer...

      Besos.

      Eliminar
  3. Esta entrada me va a venir fenomenal para el #retoliluleo
    Mira que le he dado vueltas a lo de un libro que lean en una película o una serie y no acordarme de las Chicas Gilmore ¡¡no tengo perdón!!
    Besazos.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta que nos hables de libros, de cine, de series...bueno, de todo, jiji. Un besote.

    ResponderEliminar
  5. "El Dios de las pequeñas cosas"....siiiii

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

12 pequeños cambios

Para este año, desde algunos blogs que sigo y que me parecen bastante interesantes (Tres pompones, En tierra remota y El tiempo de la marmota) han iniciado un proyecto que se llama #12pequeñoscambios y que me parece que se ajusta mucho a lo que llevo dando vueltas ya un tiempo: llevar una vida más sencilla y vivir con menos.

Este mes el tema es:

Minimalismo
Se trata simplemente de reflexionar un poco sobre el asunto y hacer algún pequeño cambio en tu hogar relativo a este tema.


Yo llevo ya un par de años muy conciencia con lo de limpiar y reciclar en casa, con el tema de no acumular y también con el de ser más organizada. No soy minimalista, esa es la verdad, pero intento mejorar en ese sentido y debo decir que para eso me ayudó mucho el método de la Kondo.


Hace ya tiempo que organicé mis cajones y los de mis hijos con el método de esta señora y suelen estar organizados siempre. A veces no lo están, porque voy con prisa y meto las cosas de cualquier manera, sobre todo en los míos, pero…