Ir al contenido principal

Panes nórdicos con Ibán Yarza

Ayer estuve en un nuevo curso de pan con Ibán Yarza. Fue una maravilla de curso.

Y hoy estoy dispuesta a enseñar algunas fotos. No quiero cansar a todo el mundo con cientos de fotos y vídeos, pero os puedo enseñar una pequeña muestra de lo que hicimos.


En primer lugar, Corullón, un pueblo situado en el Bierzo. Estas son las vistas desde la Granja-Escuela donde tenía lugar el curso.

Después, el jefe.




Manos a la obra.




El primero de los panes que hicimos, integral de centeno con semillas.



 El formado, en molde, y en forma de hogaza (parece un queso pero os aseguro que ese queso se convirtió en esta hogaza.


Siguiente.






El segundo pan, un pan del que me declaro enamorada absolutamente y que va a ser mi próximo pan en casa.

Un pan que lleva un escaldado, masa madre, lleva muchísima miel de caña, lleva yogur, muchas especias... y que queda de un color así. Y luego da como resultado unos panes así.



Los panes que van saliendo del horno.



No quiero aburriros con las ocho variedades de pan que hicimos.

Sólo unas pocos fotos más.


Una muestra de (casi) todo lo que hicimos.


Ibán con un bollo semlor relleno de mazapán y nata. Espectacular. No os puedo decir más.


Comentarios

  1. El de escaldado es el del libro? Qué suerte! Ya te lo dije por Instagram.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el del libro, y te puedo asegurar, porque tengo un trozo en casa ahora mismo, que huele de forma brutal, y que es una pasada de pan. No me había atrevido con él porque me parecía que había muchos ingredientes y era complicado, pero es un pan que merece la pena.

      Besos.

      Eliminar
  2. Pero qué ricooooooooo!
    Yo no me canso de las fotos,pon,pon!

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue alucinante. Y eso que no te puedo enviar el olor, ni el sabor...

      Besos.

      Eliminar
    2. Desde aquí lanzo la idea: inventores del mundo, algo capaz de captar los olores y guardarlos. No solo el del pan, yo quiero recordar cómo huelen mis niños cuando les doy un beso de buenas noches, la playa, un paseo por el monte, el pollo con pimientos de mi madre...

      Eliminar
  3. Y a mi que Ibán me parece súper sexy ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres la única, te lo aseguro.

      Besos.

      Eliminar
  4. No puedo comentar, estoy babeando xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pasamos muy bien y aprendí un montón, ahora toca ponerlo en práctica...

      Besos.

      Eliminar
  5. ay ay ay!!! pero que hambre y como me gusta el pan

    ResponderEliminar
  6. Adoro el pan (comerlo, hacerlo me da pereza, jaja) y tienen una pintaza que dan ganas de probarlos!!
    Se ve que disfrutaste el curso pero... ¿no se enfada porque estéis todas haciendo fotos en vez de atender? :P

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Cosas de familia

En los últimos días, hemos realizado en casa un salto al pasado que nos ha dejado a todos nostálgicos y pensativos. Os cuento.

Mi madre es la de los tirabuzones
Mi hijo mayor tenía que hacer un trabajo de historia que consistía en entrevistar a una mujer que hubiera vivido durante la dictadura de Franco. Las preguntas de la entrevista venían dadas en el enunciado del trabajo y eran cuestiones sobre igualdad, oportunidades para trabajar, el cuidado de los hijos, expectativas de vida, dieta, higiene... no sé, muchas cosas.

Por supuesto que la persona elegida la teníamos en casa: su abuela. Y ella encantada de contar su vida a su nieto mayor. Y él también, porque le encanta estar por ahí cuando una persona mayor cuenta anécdotas de su vida, o de cómo se vivía en otras épocas. Nunca se pierde las conversaciones familiares, las cosas que le cuentan sus abuelos, y le encanta hablar con mis tíos abuelos, que aún me quedan dos, y ambos con una memoria prodigiosa.

Ya me gustaría a mí que alguna …