Ir al contenido principal

Leal

Me ha costado terminar de ponerme con el libro. Lo empecé enseguida, nada más llegar a casa con él de la librería, y lo dejé aparcado en la mesilla hasta unas semanas después. No tenía tantas ganas como creía, o caía que no me iba a entusiasmar, o yo qué sé...

El caso es que ya había visto en el tomo anterior como la serie, que no es una maravilla, iba decayendo a pasos agigantados.

La idea original es buena, pero no está llevada bien, y algunos diálogos dan más risa que otra cosa, sobre todo cuando se quiere crear tensión.


Lo peor de todo, el final, y las preguntan que quedan sin respuesta.


De verdad que no es una saga que recomiende, pero si ya estáis con ella, podéis ahorrar el último tomo.

Comentarios

  1. Leí los dos primeros y efectivamente la historia decae, si en el tercero se agudiza la caída, directamente paso. Qué desperdicio porque la idea es original.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No creo que pueda con tantas sagas...Bastante tengo con la sra. Diana Gabaldón, je, je...
    ¡Disfruta la semana santa!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo que la estaba buscando para la niña, ya paso.

    ResponderEliminar
  4. Sí, mejor. Quien ya esté con ella, que se imagine un final ideal xDD

    Yo tampoco es una saga que recomendaría, pero a nadie. En fin...¡por fin la acabaste! jajaja

    ResponderEliminar
  5. A mi el último también me decepcionó mucho. Pensaba que era mi "epub" que no era correcta la traducción o algo.. pero que va! La historia va cayendo y cayendo y cayendo.. Y eso que el primero prometía y mucho. Y soy una fiel seguidora de las sagas porque me gusta que la historia continúe, y ver evolucionar los personajes, etc etc....
    Nada nada.... 0 patatero al tercer y último libro.

    ResponderEliminar
  6. joder!! me he perdido mil entradas. Pero sabes que? hasta me apetece leerme esta saga jajajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…