Ir al contenido principal

Tenemos que hablar de Kevin

Hace ya algún tiempo os hablé de la película, que me impactó bastante, a pesar de no ser una obra maestra. Y no había encontrado el momento de empezar con el libro, a pesar de tenerlo en mi lista de pendientes desde hace mucho.



Así que este verano le he dedicado unos días.

Mis sentimientos al terminar esta lectura son contradictorios. Podría decir que me ha gustado más la película, y eso es raro en la mayoría de los casos. Creo que tengo que dejar de ver las pelis antes de leer los libros. Me pasó lo mismo con La delicadeza y La delicadeza.

Me ha ocurrido algo extraño: los personajes del libro no se acababan de corresponder con los de la película, pero no me he sentido, como en otras ocasiones, traicionada.



La película me presentó a un actor, Ezra Miller, que me parece que representa un magnífico papel; sin embargo, Tilda Swilton, que hace un papel estupendo en la película, no es en ningún momento como la Eva del libro.

Además, el libro es muy reflexivo, por supuesto, mucho más que la película. Y se me ha hecho largo.

Tiene muchas cosas buenas: es original, te da una visión políticamente incorrecta sobre la educación y los convencionalismos a los que todos estamos acostumbrados, te deja con una sensación extraña, mala, que al fin y al cabo es lo que se pretende.

Un libro muy interesante, pero quizá no es una lectura de verano. Y además, tengo que dejar de ver las películas antes de leerme los libros, que así no hay manera...

Comentarios

  1. Tengo ganas de leerlo ... y no. Libros que me dejen una mala sensación... casi que ahora mismo no es el momento... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no es el momento, mejor que no lo leas, porque es un libro que te deja muy mal cuerpo.

      BEsos.

      Eliminar
  2. Es un dilema lo de elegir qué ver primero si el libro o la película!
    Bss,Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre elegiría primero el libro. La peli es muy diferente, porque es un libro muy reflexivo y eso es muy difícil en el cine.

      Besos.

      Eliminar
  3. Yo ahora tengo poco tiempo para leer, y tengo varios pendientes, pero la película sí que me apeteció verla cuando escribiste la crítica. Así que me debato entre las ganas de verla y el miedo a que me deje muy mal cuerpo...

    ResponderEliminar
  4. Me pasó justo lo contrario que a ti, leí el libro que no es que me gustara, es que me entusiasmó, lo he recomendado a troche y moche, para mí es uno de los mejores que he leído en años, pese a que es duro, pero los personajes me parecen magnificamente perfilados, sobre todo la madre, claro.
    Luego vi la película, y aunque te doy la razón con el actor, se me quedó pobre, pobrísima, superficial...no refleja la esencia de la novela ni de lejos, aunque he de decir que me parece una novela dificilísima de trasladar al cine.
    Le hice una pequeña crítica, si quieres leerla está incluida en este post, no sé si lo leiste en su momento:

    http://patchworkdeideas.blogspot.com.es/2013/04/emocionada-me-hallo.html

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que era muy difícil hacer una película de este libro. Mucho. Y creo que quedó muy bien, pero sigo sin ver a la actriz en el papel de la madre.

      Voy a leerme tu post.

      BEsos.

      Eliminar
  5. Entonces ¿que hago, me leo el libro o veo la peli?...porque las dos cosas NO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo sé. A mí me gustó la peli, y tardas menos, pero pierde gran parte del sentido del libro.

      Besos.

      Eliminar
  6. Hola, acabode descubrir tu blog y me he enganchado mucho,llevo un buen rato leyendo entradas antiguas. Me gustan las historias de tus alumnos, y coincidimos mucho en gustos de cine(excepto en El lado bueno de las cosas, que a mí me gustó, quizás porque no me apetecía verla y esperaba poco, jeje). Bueno, pues seguiré leyéndote porque me gustan los blogs variados y que aportan cosas,y eltuyo lo es, me está gustando. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte por aquí y por quedarte.

      BEsos.

      Eliminar
  7. Yo vi esta peli no hace mucho y también me dejó con sentimientos contradictorios. No sé muy bien qué opinar sobre ella...

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…