Ir al contenido principal

Fieltro

No sé si recordáis que el último día antes de vacaciones tuvimos un taller de fieltro.

Impartido por alguien (yo misma) que simplemente ha hecho adornos de fieltro para su árbol de navidad el año pasado, y co-impartido por alguien que no sabía lo que era el fieltro, pero que le sonaba...

Os lo podéis imaginar. Mi chico diciéndome: ¿pero cuándo has aprendido tú a hacer cosas de fieltro? ¿Pero cómo te atreves a dar clase de algo que no sabes?

Pero me atrevo. A eso y a más. Eso sí, me ha salido de las espaldas. Horas y horas de prácticas en casa, de probar para ver qué podía salir mal, de hacer patrones, plastificarlos, clasificarlos, de salir a comprar tela, tijeras, pegamentos, adornos, ojos...


Podía ser una experta en fieltro y hacer cosas así:












Pero no, nada más lejos de la realidad.  

No puedo enseñaros fotos del taller, por el anonimato de mis alumnos por un lado, y por otro porque no tuve tiempo de hacer ni una sola. Para eso tuvimos un fotógrafo oficial que hizo fotos a todo lo que se movía, así que ya le pediré cuentas.

Estos son algunos de los modelos que llevé, de los cuales ellas (los ellos no se presentaron, como imaginaba, ¡¡¡cobardes!!!...) eligieron varios modelos que fueron haciendo en las dos horas y algo que duró el taller.

No tuvimos ningún contratiempo, salvo desastres derivados de la incompetencia total y absoluta de la mayoría de las alumnas en el terreno manual. No saben cortar, no saben pegar con pegamento, y no saben que el rotulador negro se ve un montón en el fieltro blanco... No sé qué estamos haciendo con estas generaciones, que no saben hacer nada con las manos aparte de darle a la pantalla del móvil...

En un primer momento habíamos pensado en broches rellenos y cosidos, pero hice la prueba hace unos años con unos alumnos (en otro tipo de taller) y fue toda una experiencia verles intentar enhebrar una aguja. Eso sí, el año que viene me propongo hacer un taller en el que tengan que coser y, si no saben, que aprendan.

Así que salió lo que salió, y la mayoría de ellas llevaron tres o cuatro broches a casa hechos con sus manitas.

Estos son los modelos que volvieron a casa, porque algunos no sé dónde desaparecieron...













Como véis, ninguno de ellos tenía la más mínima complicación. Había también un pollito que tuvo mucho éxito, y varios modelos más de niña, con distintos peinados, pero ya os digo que al final sólo regresaron a casa éstos.



Comentarios

  1. Oye, pues no están nada mal, la verdad, aunque el pollito del principio me ha robado el corazón, pero como experimento puedes estar contenta con los resultados en tu Taller.
    Yo no entiendo como se les puede dar tan mal cuando en Preescolar se pasan el día entero con manualidades, que no hacen otra cosa más que recortar, pegar y pintar. Y sí, Taller de aguja lo ponía yo como asignatura obligatoria, que menos que aprender a coser un botón o zurcir un calcetín, o meter un bajo, nosotras contamos con nuestras madres, pero ellos ya ni eso, porque como se va perdiendo nosotras ya lo mínimo, y ellos cero.
    Besos Ro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de recortar tampoco lo entiendo. Era lo último que me esperaba. Un desastre, no te lo puedes ni imaginar...

      Besos.

      Eliminar
  2. Pues están muy bien. Yo no tengo ni idea. Ni de hacer el más simple de esos broches.¿Qué tal en los madriles?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenooooo. Es la cosa más sencilla del mundo. Ninguna complicación...

      Besos.

      Eliminar
  3. Pues les quedaron muy bien,no se si hay mucha mano de la profe, a mi no me saldrían así a la primera seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muy sencillos. No tienen nada de complicado. Pero tuve que estar detrás de ellos recortando lo que sobraba, lo que se veía del rotulador... en fin...

      Besos.

      Eliminar
  4. ¡Qué buena iniciativa! Es genial que vayan aprendiendo algo de manualidades, ¡hombre ya! Y genial la idea de que aprendan a usar aguja e hilo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la aguja y el hilo vamos a hacerlo el curso que viene. Seguro, porque no puede ser que para enhebrar una aguja la pongan encima de la mesa y vayan detrás de ella con el hilo. No te imaginas qué cuadro...

      Besos.

      Eliminar
  5. jo el primero es una monada jajaj pero eso debe ser difícil hacerlo la verdad.
    Oye pues en serio que hacer un taller cuando no tienes mucha idea te honra la verdad ♥
    almenos así hacen algo con las manitas que no sea darle al móvil como bien dices xD
    Pues los broches a mí me parecen bonitos y resultones ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedaron curiosos, y se los están poniendo algunas de ellas, aunque creo que les irán más a las madres que a ellas...

      BEsos.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Cosiditos son muchos más monos, pero no nos atrevimos...

      BEsos.

      Eliminar
  7. Y si no saben recortar, pegar con pegamento ni el efecto que tienen los rotuladores... qué hicieron en la guardería y en infantil??? Esto es una cosa que me ha dado mucho que pensar. No tengo hij@s, pero desde luego cuando tenga pienso ir a supervisar que coj...hacen en esos sitios.
    Los modelos que hiciste son muy monos! Me ha encantado el búho :)
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pregunto yo. Porque mis hijos es a lo que se han dedicado durante años en el cole, pero, si lo pienso bien, tampoco a ellos se les da demasiado bien lo de las manualidades, pero la play y el ordenador sí, debe de ser algo así como la evolución humana... No sé...

      BEsos.

      Eliminar
  8. Pero tía... yo también le he dado al fieltro estos días... le he hecho un disfraz a guille de caballero que ni los chinos de china lo superan... cosidín queda más chulo ;) le da ese aire japo. Oye titi, hace tiempo que te lo quiero preguntar, tu no dijiste hace tiempo que iba a comprar bastidores chiquitines para hacer bordaditos guays???? los pillaste? dnd? como? a cuanto??? joder, yo no los encuentro..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compré un bastidor, tamaño plato de postre, o un poquito menos, y me costó dos o tres euros en la mercería de mi barrio. Pero más pequeños no los he encontrado. Eso sí, los hay de plástico y de madera. Los chulos son los de madera, para luego dejar ahí el bordado y ponerlo donde quieras, pero como estoy empezando, compré el de plástico para probar. Cuando tenga algo decente hecho, os lo enseño.

      BEsos.

      Eliminar
    2. Yo es que soy de un solo tiro... será el de madera... yo soy muy caprichosa y lo hago y a otra cosa mariposa, eso si, pongo todo mi potencial y pasión. Joder en la mercerías de mi barrio me miran hasta mal, he visto un par de páginas en internet, lo pillaré por ahí. Gracias guapa.

      Eliminar
  9. Mira...me has dado ideas para el próximo taller!!
    Besos!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue tan sencillo como hacer las plantillas en cartulina, plastificarlas para que no se estropeen y ya está. Saqué modelos de internet, los hay de animalitos muy chulos. Se pegan con supergen del transparente, teniendo cuidado de que no echen demasiado para que no se traspase a la otra parte... Y nada más. Fue muy sencillo.

      Besos.

      Eliminar
  10. Oye, pues os quedo muy resultón. El pollito es una pasada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…