Ir al contenido principal

Una pequeña esperanza

El culebrón de Roberto. Podría crear una sección dedicada a este chico, dado el número de veces que he hablado ya de él. Os lo recuerdo, por si alguno no conoce a Roberto:

El inicio.

Más tarde.

Después.

Y el último capítulo (de momento, espero), hace unos días.

Viernes 22 de junio. Último día de clase antes de las vacaciones de verano.

Profe de lengua sentada en el departamento firmando papeles y revisando boletines.

Llaman a la puerta.

Salgo a abrir.

¿Adivináis quién es?

Pues claro, Roberto. Viene con dos compañeros.

- ¿Qué te duele? (sí, soy un poco borde, lo sé)

- Hola profe.

Le miro de nuevo y le contesto.

- Hola.

- Venía a despedirme de ti.

Seguro que le miro muy raro porque los otros se ríen y él me dice que no le mire así.

Me acerco a él, le agarro del cuello con una mano y me lo acerco. Le planto dos besos de los de verdad (no me gusta dar besos en el aire, cuando doy un beso lo doy de verdad (sin babas, ¿eh?) en las mejillas. Me abraza y le correspondo.



- Anda, Roberto...

Y entonces me aprieta fuerte, y no me suelta. A mí se me llenan los ojos de lágrimas al instante. Los otros dos apartan la vista incómodos.

- Vamos, profe, no llores que si lloras tú me vas a hacer llorar a mí.

- Anda, con lo duro que tú eres...

- Sí, claro...

Source: google.cl via Rosita on Pinterest

No se quiere ir. Lo entiendo. Me conoce al menos dos años antes que a cualquiera del centro donde vive ahora. Y en verano no va a ir de vacaciones con su familia. Le mandan a un campamento con muchos otros como él. Quiero llevármelo a casa estas vacaciones. No lo digo, claro.

Toca el timbre. Todo el alumnado del instituto pasa ante mí en pocos segundos. Todos me ven llorando, claro. Pocos se sorprenden, claro.


Source: zimbio.com via Mari on Pinterest

Roberto me aprieta el brazo y se acerca.

- Nos vemos en septiembre, susurra.

- Tienes que pensar lo que haces el curso que viene.

- Ya lo sé.

- Nadie va a ayudarte si no te ayudas tú solo.

- Ya lo sé.

- Yaaaaaaaaaaa, que soy muy pesada.

- Sí.

Sonríe. Se da la vuelta para marcharse. Los otros se están impacientando.

- Te voy a echar de menos, profe.

Hago como que no le oigo y me doy la vuelta. Ya no puedo hablar.



 (Creo que en breve no voy a encontrar más fotos de gente llorando... Soy la señorita dramones)

Comentarios

  1. Ay... casi lloro yo también (y no soy de lágrima fácil), creo que a tus lectoras habituales ya nos tiene enganchadas la historia de Roberto. Si es que este chico bueno, sólo necesita que alguien se lo diga.

    ResponderEliminar
  2. El cariño, el amor es la herramienta pedagógica más potente. Y me alegro que aún puedas llegar hasta el "alma" (corazón+razón) de Roberto. Enhorabuena y sigue en la línea. Ayudarás a Roberto y a otros "Robertos", sin duda.

    ResponderEliminar
  3. ainsss, casi lloro yo también. Ojalá vuelva en septiembre, y ojalá aprenda algo este verano. Salu2!!!

    ResponderEliminar
  4. Me dan ganas de traérmelo a casa a mí también. Espero de verdad que tenga suerte, creo que le va a hacer falta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Meu pobre....hay q hacer un comando blogger o algo asi, para ayudar a este chico, si esq a veces, no hay dereecho!

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito! Ese chico tiene que salir para adelante, sí o sí!!!

    Ro: tienes un premio en mi blog. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Yo no es que sea muy mayor (tengo 35 años) pero creo que a los adolescentes actuales les falta motivación, están como perdido, quizá por la falta de expectativas de futuro por la crisis o que sé yo. El tema es que en mi cole no tuve compañeñores así... quizá pq nuestros padres nunca dudaron en tirarnos la zapatilla des del otro lado del comedor cuando lo consideraban necesario jeje Y digo yo ¿un tortazo a tiempo en época de educación y crecimiento de un hijo es maltrato o "necesidades impresiosas" para controlar a un adolescente rebelde?
    Supongo que contestar esta pregunta es como el "to be or not to be" de Shakespeare, pero ahí lo dejo...

    http://www.humordemoda.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Creo que los niños y los adolescentes son lo que nosotros hemos hecho de ellos. Se ha perdido parte del respeto a los padres y profesores porque se lo hemos permitido. Y es verdad que algunos están muy perdidos, pero cualquiera lo estaría en su situación. El número de familias que llaman desectructuradas crece día a día. Las circunstancias en que se crían estos niños son difíciles. Maltratos, de los de verdad, no como la zapatilla que a mí también me tiraba mi madre. No debería decirlo pero la madre de este chico lo educaba con una fusta.

    ResponderEliminar
  9. Tranquilos, tiene corazón y le escucha. Nos podemos ir de vacaciones tranquilos. Aunque a lo mejor la liará este verano... pero tranquilos escucha a su conciencia... habla con ella... a vosotros no os lo va a contar... pero habla con ella. Dile que te escriba y.. .que te cuente.. tiene un buen fondo.

    ResponderEliminar
  10. Hola ro.. He llorado con esta entrada porque soy muy sentida y bueno, parece ser que tenemos cosas en común. Yo también soy profe (filóloga inglesa), además me apiado de los estudiantes con problemas. La madre de Roberto es una caradura, su hijo es su responsabilidad.

    Saludos. Nos leemos.

    Sybil Vane

    ResponderEliminar
  11. Espero que el final de esta historia se aproxime bastante a un final feliz. Tiene buen fondo el chico, ojalá encuentre quien pueda ayudarle.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

12 pequeños cambios

Para este año, desde algunos blogs que sigo y que me parecen bastante interesantes (Tres pompones, En tierra remota y El tiempo de la marmota) han iniciado un proyecto que se llama #12pequeñoscambios y que me parece que se ajusta mucho a lo que llevo dando vueltas ya un tiempo: llevar una vida más sencilla y vivir con menos.

Este mes el tema es:

Minimalismo
Se trata simplemente de reflexionar un poco sobre el asunto y hacer algún pequeño cambio en tu hogar relativo a este tema.


Yo llevo ya un par de años muy conciencia con lo de limpiar y reciclar en casa, con el tema de no acumular y también con el de ser más organizada. No soy minimalista, esa es la verdad, pero intento mejorar en ese sentido y debo decir que para eso me ayudó mucho el método de la Kondo.


Hace ya tiempo que organicé mis cajones y los de mis hijos con el método de esta señora y suelen estar organizados siempre. A veces no lo están, porque voy con prisa y meto las cosas de cualquier manera, sobre todo en los míos, pero…