Ir al contenido principal

Horneando

Ya os comenté que el fin de semana pasado estuve horneando en familia, con mi madre y mi cuñada. Como soy atrevida (dicen que la ignorancia es la madre del atrevimiento), voy a poner un completo reportaje del evento. Reportaje, por supuesto, totalmente "pofesional", está hecho con el iphone, no digo más.

Lo que hicimos fueron pastas, según la receta tradicional de mi madre, y bollos típicos de mi pueblo, que se llaman tontos y listos. No son como las rosquillas tontas y listas típicas de San Isidro en Madrid, y no sé bien dónde está el origen de ese nombre.

A primera hora de la mañana, nos pusimos con las masas.


Amasando

La masa de los tontos


la masa de los listos

Cortando las pastas



Mi madre les pone clara batida por encima, para que brillen un poco.
 

Todo el proceso


Recién salidas del horno



Cortando los tontos



 Preparando para hornear



Salidos del horno

 Yo los quiero blancos. Pues yo los quiero tostados...


Haciendo azúcar glas con el molinillo. 

Los tontos terminados



Empezamos con los listos


Primer plano para que veáis cómo se forman, uno a uno


Al salir del horno


Terminados


El conjunto final. No duró mucho...


Y aquí están las recetas, que, para variar, por más vueltas que le he dado, no he podido darle al vuelta a la foto. Jejeje. Es el cuaderno de recetas de mi madre, lleno de manchas de aceite y con recetas de lo más variadas, todas probadísimas.


Comentarios

  1. Que buena pinta...y que gracia me ha hecho lo de los tontos y los listos, si te enteras de porque ese nombre me lo cuentas que me causa curiosidad todo eso de las tradiciones...un saludo y que aproveche!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Anita, no te puedo invitar. No queda ni uno;))

    Marlén, no sé de dónde puede venir el nombre pero en mi pueblo te los ofrecen, sin decirte cúal es cuál, y depende de cual elijas...pues eso. Tonto o listo.

    ResponderEliminar
  3. Digo yo...por qué será que me llaman más los tontos... ;-)))
    Es preciosa paso a paso! Un beso,
    Mo'

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Mónica. Y quiero que sepas que te sigo desde hace años, que no solía comentar, o como mucho alguna vez como anónimo. Me encanta tu blog, con él aprendí a hacer mis primeros panes y pasta fresca en casa. Y muchas otras cosas. Algunas de tus recetas han pasado a formar parte del recetario familiar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la entrada...es que me pierde hacer dulces (comerlos también), y sobre todo esas recetas antiguas de los pueblos...¡que no se pierdan!!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Pero qué rico se ve eso!
    Tiene pinta de ser de esas recetas eternas que uno guarda y vuelve a sacar cada x tiempo para hacer maravillas.

    ResponderEliminar
  7. A mí también me pierde hacer dulces, por eso intento no hacerlos mucho, Yolandica. Gracias por pasarte.

    Mariana, estas recetas las hacemos al menos un par de veces al año, y la próxima pienso ir enseñando a mi hijo mayor para que no se pierda. Gracias a ti también por comentar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

12 pequeños cambios

Para este año, desde algunos blogs que sigo y que me parecen bastante interesantes (Tres pompones, En tierra remota y El tiempo de la marmota) han iniciado un proyecto que se llama #12pequeñoscambios y que me parece que se ajusta mucho a lo que llevo dando vueltas ya un tiempo: llevar una vida más sencilla y vivir con menos.

Este mes el tema es:

Minimalismo
Se trata simplemente de reflexionar un poco sobre el asunto y hacer algún pequeño cambio en tu hogar relativo a este tema.


Yo llevo ya un par de años muy conciencia con lo de limpiar y reciclar en casa, con el tema de no acumular y también con el de ser más organizada. No soy minimalista, esa es la verdad, pero intento mejorar en ese sentido y debo decir que para eso me ayudó mucho el método de la Kondo.


Hace ya tiempo que organicé mis cajones y los de mis hijos con el método de esta señora y suelen estar organizados siempre. A veces no lo están, porque voy con prisa y meto las cosas de cualquier manera, sobre todo en los míos, pero…