domingo, 20 de abril de 2014

Pensando en...

Aunque no lo creáis, estoy pensando en... ¡en vacaciones! En más vacaciones. Pero esta vez en las de verano.

imagen

Estoy aprovechando estos días para hacer muchas cosas. Ya os conté algunas. Estoy activa a tope, cosa que no pasa a menudo, así que tengo que aprovechar.

imagen


Una de las muchas cosas que estoy haciendo es ponerme con las vacaciones de verano, que quiero que este año sean inolvidables. Y para eso tengo que programarlas con tiempo. Así que me paso el tiempo mirando lugares, hoteles, sitios que visitar...

imagen


Una de las cosas que disfruto realmente de los viajes son los preparativos. Imaginar cómo será ese lugar, qué sitios voy a ver allí. Y más aún desde que mis hijos van creciendo y me piden según sus necesidades.

imagen


Hace unos años organizamos para el verano un viaje por Francia. Y mi hijo mayor se empeñó en que teníamos que ir a Normandía, a las playas del desembarco. No es un tema que me apasione pero en casa hay montones de libros sobre la segunda guerra mundial y mi chico es un loco de la historia. Así que, aunque pensé que no me iba a gustar, allí fuimos, y no lo disfruté como ellos, pero me encantó el viaje. Le dedicamos una semana a visitar esa zona de Francia que a mí no me había llamado nunca la atención y fue un viaje inolvidable (claro que también estuvimos unos días en París, y en la Bretaña, pero esa es otra historia)

imagen

Ahora el mayor, ¡y el peque! empiezan a proponer cosas que quieren ver y hacer si vamos aquí o allá. Y me parece genial organizar el viaje entre todos.

sábado, 19 de abril de 2014

La familia

En estos días, aunque no me he desenganchado del todo del blog, he estado disfrutando de muchas cosas. Una de ellas, la más importante, es la familia.

imagen
Y no sólo los que convivimos a diario, sino toooooda la familia.

imagen

La familia no se elige, y sin embargo no hay lazos más fuertes que los familiares.

imagen

Mi hermano, mi cuñada y mis sobris han estado un par de días con nosotros.

imagen

Me encanta recibir gente en casa. Más aún si son ellos.

Cargué a tope la batería de la cámara para hacer miles de fotos. Y he hecho muy poquitas. Porque he estado disfrutando de todos ellos, especialmente de los niños, y de las relaciones que se establecen entre los primos. Qué gusto da verlos jugar juntos.

imagen


Anoche se marcharon dejando la casa medio vacía. Nos veremos en breve, pero me ha sabido a poco.

viernes, 18 de abril de 2014

Leal

Me ha costado terminar de ponerme con el libro. Lo empecé enseguida, nada más llegar a casa con él de la librería, y lo dejé aparcado en la mesilla hasta unas semanas después. No tenía tantas ganas como creía, o caía que no me iba a entusiasmar, o yo qué sé...

El caso es que ya había visto en el tomo anterior como la serie, que no es una maravilla, iba decayendo a pasos agigantados.

La idea original es buena, pero no está llevada bien, y algunos diálogos dan más risa que otra cosa, sobre todo cuando se quiere crear tensión.


Lo peor de todo, el final, y las preguntan que quedan sin respuesta.


De verdad que no es una saga que recomiende, pero si ya estáis con ella, podéis ahorrar el último tomo.