viernes, 28 de noviembre de 2014

Fotos y más fotos

Me gusta mucho la fotografía, aunque no es un talento que poseamos ninguno en casa. Veo continuamente cosas que me apetece fotografiar y luego los resultados no son buenos.

Aún así, tengo en mi ordenador miles de fotografías.

Ahora con el Project Life, parece que he retomado el tema de imprimir fotos y utilizarlas. También estoy haciendo un álbum digital de nuestro viaje del verano.

Y me encuentro con un montón de cosas chulas que se pueden hacer con fotografías.

imagen

imagen


imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
Ahora tengo que encontrar una pared adecuada para hacer algo así.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Un monstruo viene a verme

La última joya que he encontrado en el mundo de la narrativa ha sido este libro.


Puede considerarse infantil, o juvenil. Yo simplemente creo que es un libro muy especial.

Me ha parecido tan bonito, tan especial, tan diferente.


Me ha dejado sentada leyendo, hora tras hora, hasta terminarlo.


Y es tan tierno. Y tan desgarrador...

Primero lo leí en el iPad y luego me lo compré en papel. Y esta edición ilustrada es preciosa. Os la enseño en algunas fotos.





No os pienso contar más, solamente quiero recomendarlo encarecidamente.



Un aviso. He leído por ahí algunas críticas (siempre lo hago después de leer un libro) que dicen que es un poco ñoño, pero es que yo soy un poco ñoña. No digáis que no os he avisado.

Creo que os encantará.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Cuando ya daba la batalla por perdida...

Como comprenderéis los que os pasáis por aquí a menudo, gustándome lo que me gusta leer, y dedicándome como me dedico en mi trabajo a fomentar la lectura entre mis alumnos, en casa lo he intentado por todos los medios con mis hijos.

El mayor, como ha sido siempre más sensato y más fácil, es bastante lector. No tanto como a mí me gustaría, y la verdad es que no lo es porque dedica parte de su tiempo libre a las consolas y al móvil, y le quedan pocos ratos para leer. Pero siempre tiene algún libro en la mesilla, me pide recomendaciones de vez en cuando y lleva un ritmo de lectura, muy lento, pero seguro.

Ahora le ha dado por este autor.



¿Tendrá algo que ver que tengo un montón de libros suyos en casa?


El pequeño empezó a leer tarde, forzado, y eso influyó muchísimo en su gusto por la lectura.

- Es que no me gusta nada leer...

- Es un rollo, mamá...

- No es divertido.

Al oír todo esto opté por no forzar, pero sí poner a su alcance libros, seguir comprándoselos, regalándoselos y hablándole de historias que están en los libros.

Desde primero de primaria, traen de clase un libro cada semana, más o menos, para leer y hacer una pequeña ficha de lectura. Para él siempre ha sido una obligación más que ha cumplido. A veces los libros le gustaban algo más, pero normalmente pasaba por ellos sin pena ni gloria, y los olvidaba a los dos minutos de leerlos.

El  año pasado dio con una serie de libros que le gustaron, y se los fue leyendo todos. Eso sí, poco a poco, y con la obligación que le imponía el colegio.

El equipo tigre.


Hay una película de estos libros, que yo sepa...


Y llegó a los de Gerónimo Stilton. Unos libros que considero espantosos de leer, para mí, pero que a los chavales les encantan.



Su hermano mayor tenía unos veinte libros de este ratón, y un buen día se los pasé a la habitación del pequeño. Empezó con ellos y es un no parar.

Ahora está con los más grandes de Gerónimo, los que son más largos que un día sin pan... Pero tienen olores...



Ayer se llevó un libro debajo del brazo para el rato de espera que tenemos en música entre una clase y otra. La semana pasada hizo lo mismo.

Ahora mismo, mientras escribo esto, acaba de desayunar y ha cogido su libro mientras espera a que su hermano lo lleve al colegio. Y sin mandárselo nadie.

No me lo puedo creer.