viernes, 19 de septiembre de 2014

Viernes

Ayer, después de levantarme a las seis de la mañana por primera vez en mucho tiempo, y volver a la rutina de clases, llegué a casa y tenía una llamada de una amiga, que venía a tomar un café conmigo.

imagen

Sin siesta ni nada, me puse con los deberes de uno y otro, luego salí, bajo la lluvia a dar un paseo con mi amiga, el café se convirtió en unos vinos...

imagen

Llegué a casa y estaba estropeado el portero automático, y yo sin llaves...

imagen

Cuando conseguí que un vecino me abriera, el ascensor no funcionaba...

Por fin llego a casa y me encuentro con mi chico maldiciendo al microondas porque había decidido jubilarse.

Parecía que las cosas no podían ir peor, pero tuve la primera pelea seria con mi hijo mayor, en plan madre cabreada y en su papel e hijo adolescente negativista y desafiante.

imagen

Y, a la hora de irme a la cama, me llama mi hermano diciendo que si me parecía bien que vinieran a pasar el fin de semana con nosotros.

imagen

Me parece genial, porque adoro a mi hermano, mi cuñada y, sobre todo, mis sobrinos, y son las fiestas de mi barrio en estos días, pero ayer a las diez no podía con mi alma...

Así que hoy tengo poco más que contaros. Tan solo que me espera un fin de semana en familia, y que tengo un sueño que me muero...

jueves, 18 de septiembre de 2014

The New Yorker

Nunca he tenido en mis manos esta revista semanal publicada en Nueva York, pero me encantaría.

Las portadas son una maravilla.
















¿Qué os parecen? ¿Alguien tiene un  ejemplar que le sobre por ahí?

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Vuelta al cole

Hoy es mi primer día de clase.

No es mi primer día de trabajo, no penséis. Volví a la carga el día 1 de septiembre. Pero sí es el primer día que tengo a mis nuevos alumnos.

imagen

Y estoy así, un poco vaga... y con sueño...

Este año ha sido bastante accidentado el comienzo del curso, por las reclamaciones que os conté y luego porque en el pueblo donde trabajo existen dos institutos, y uno de ellos está a punto de cerrar o unificarse con el otro, con lo que hay un montón de profesores que tienen que compartir los dos centros, por no tener horario suficiente en el suyo. Esto ha generado muchos problemas, entre los de un centro y otro, y entre unos departamentos y otros, por el reparto de las clases.

Y estoy alucinada con algunas personas.

imagen


Peeeero, tengo la inmensa suerte de trabajar con compañeros estupendos, todos los de mi departamento, y no nos hemos dejado llevar por las circunstancias adversas, sino que hemos repartido de manera civilizada y procurando el bien de todos. Pero no todos los compañeros lo han hecho así, y se han creado tensiones que luego son difíciles de resolver.

imagen

Finalmente, ayer a última hora logré el honroso puesto de tutora de primero de la ESO (nótese la ironía), algo que a mí realmente no me molesta pero por lo que suele haber tortas...

Ayer tuvimos la presentación. Y me mola, así de primeras. Tengo tres que me llegan a la cintura, como si tuvieran nueve años, o menos y luego un grupete de repetidores a los que ya tengo echado el ojo desde el curso pasado y que voy a seguir de muy cerca.

imagen

Por lo demás, lo que es un primero de la ESO, aún muy niños, y que necesitan muchas instrucciones y mucho seguimiento. Porque ahora mismo lo que tienen es miedo, miedo a lo que será su vida en el instituto.

imagen


Además de eso, doy clase en segundo y en tercero. Y estoy contenta con lo que me ha tocado.

imagen

Luego, a lo largo del curso, protestaré por mil y una cosas, pero ahora estoy feliz por mi vuelta al cole y tengo la ilusión a tope para darlo todo.